0%
 

La magia se está cargando...

No te impacientes.

Menú

Maximiza la ventana para poder acceder al contenido

CAPÍTULO 1

compartir

Facebook twitter

Como cada año, la Navidad llega a miles de hogares, y ahí estoy yo con mis ventanas, testigos indiscretos de una época del año en la que reina la ilusión, la esperanza y los buenos propósitos. Pero no todo es lo que parece…

Pasan los días y poco a poco mis ventanas van desvelando los pequeños secretos que se esconden detrás de ellas. Todo un mundo mágico que despierta la curiosidad de los niños, y de los no tan niños.

Terror, pavor, odio, rabia… No sabría cómo describir el gesto de esta delgaducha adolescente de quince años que me está mirando fijamente…

Se acerca mi gran momento, pero hoy hemos tenido un pequeño incidente. Esta mañana los mellizos no se ponían de acuerdo sobre quién tenía que abrir la ventana de hoy.

La tarde del 23 fue una locura. Como suele ser habitual en estos casos, la familia lo había dejado todo para el último momento…

Después del ajetreo del día anterior, esta mañana amaneció extrañamente silenciosa. Pero sé que es la calma que antecede a la tormenta. Crucemos los dedos…